Blog

Frederic Remington: el retratista del Oeste americano en subasta el 22 de octubre

16 "Octubre" 2020

Frederic Remington (1861 – 1909,  Estados Unidos) destacó como pintor, ilustrador, escultor y escritor, focalizando su trabajo en la representación del antiguo Oeste estadounidense especialmente con imágenes de vaqueros, indios americanos y la caballería de los Estados Unidos.


Para nuestra subasta del 22 de octubre, hemos tenido la ocasión de incluir una de sus esculturas, ‘Indio a caballo’. Nuestros expertos han hecho un tedioso análisis de la obra, que se incluye en este texto. 


Gracias a su amplio legado de pinturas, pero sobre todo al de las esculturas de bronce que reflejan la vida en el Oeste, se tiene constancia de muchos detalles sobre la cotidianeidad de ese periodo, breve pero muy pintoresco a la vez. Este es uno de los motivos que llevó a una de sus obras, ‘The Bronco Buster’, a formar parte de la decoración del Despacho Oval de la Casa Blanca y de su colección de arte. Aunque su selección también se debe a la amistad entre el propio Remington y el Presidente Roosevelt. 


Sus obras se encuadran en un momento en el que el avance de la civilización va a acabar con este estilo de vida para remodelar unos paisajes urbanos ya casi extinguidos. Más allá de ser conocido por sus esculturas de bronce, Remington ganó prestigio sobre todo por su trabajo como ilustrador para revistas como Harper’s, Scribner’s y Outing.                                                


Uno de sus grandes logros de cara al público fue una exposición muy exitosa y muy comentada por la prensa, que tuvo lugar en la galería Knoedler’s de Nueva York, poco antes de su muerte. 


Esta pasión por la naturaleza y la escena western tuvo origen durante su infancia, momento en el que comenzó a realizar dibujos y esbozos de lo que veía en las salidas para cabalgar y cazar que realizaba habitualmente su familia.


Por otro lado, tras dejar sus estudios de Bellas Artes en la Universidad de Yale, se fue al Oeste de Estados Unidos, movido por la curiosidad que esta zona le causaba. Su primer viaje fue a Montana, en 1882, el primero de muchos a esta zona, y, según cuentan diversos documentos, no encontró lo que se había imaginado de niño: los pueblos ya habían comenzado un proceso de revolución urbana y los indios empezaban a vivir apartados en reservas. 


Esto hizo que le urgiera la necesidad de representar una mezcla de la realidad que había visto, antes de que fuera demasiado tarde, añadiéndole una dosis de fantasía con la imagen idealizada de estos escenarios que él mismo se había forjado antes de llegar. 


Es por esto por lo que sus representaciones del Oeste Americano se convirtieron en algo así como un mito. Al igual que la propia persona de Remington, cuya fama lo ayudó a ser el artista favorito para retratar a los oficiales del ejército estadounidense en el campo de batalla, mientras las luchas con los nativos americanos daban sus últimos coletazos.


Su estilo era naturalista, a veces impresionista, y generalmente se alejaba del realismo etnográfico de los primeros artistas occidentales. Además, Remington fue uno de los primeros artistas americanos en ilustrar de forma verídica a un caballo en movimiento.

                                            


Pero su pintura ganó en variedad y riqueza cuando hacia 1890 viajó a África y  Europa. Incluso viajó a Cuba con el ejército de Estados Unidos, con el encargo de ilustrar la guerra de independencia contra España, periodo que también compone una parte relevante de su obra. 


Sin embargo, no fue hasta 1885 cuando se abrió al campo de la escultura. En esta etapa hizo un esfuerzo por cambiar su orientación hacia la pintura y la escultura únicamente para construirse un papel más sólido dentro del mundo del arte, dejando de lado la ilustración. Este giro caracterizado por una mayor sencillez estilística, hizo que su obra se volviera menos popular

La escultura de bronce que se subasta en Sala de Ventas representa a un indio nativo americano montado en un caballo. Puedes verla al detalle aquí


                                                                 



Leer más

El inédito hallazgo del retablo ‘Profesión de San Pedro Mártir’, subastado en la Sala

17 "Septiembre" 2020

Nos encontramos ante uno de los descubrimientos más fascinantes del arte gotico catalán y del arte gotico español de los últimos años: se trata de una parte del retablo gotico que representaba a Santa Marta, Santo Domingo y San Pedro Mártir, ubicado originariamente en la capilla de Santa  Marta de la catedral de Barcelona. La obra, titulada ‘Profesión de San Pedro Mártir’, ha sido atribuida al pintor Lluís Borrassà y los miembros de su taller de retablos. 

Los diversos estudios realizados coinciden en que la tabla pertenece a la última etapa de Borrassà. En este periodo muchos artesanos colaboraron con el pintor para completar los múltiples encargos que llegaron al taller. Nombres cómo Pere Sarreal o Jaume Cabrera son susceptibles de ser considerados coautores del retablo de Santa Marta, Santo Domingo y San Pedro Mártir. 

El pasado febrero tuvimos el privilegio de subastar el retablo por un valor de 50.000 euros, que, como indica el historiador Alberto Velasco Gonzàlez para el periódico El País, “el precio de salida es simbólico, porque la obra vale mucho más”.



QUIÉN FUE LLUÍS BORRASSÀ